Los profesionales inmobiliarios reconocen que, aunque han recibido muchos mensajes y llamadas durante el periodo de confinamiento, la apertura ayer de sus tiendas y oficinas ha sido fría.

Ayer cientos de agencias inmobiliarias levantaron el cierre y sus responsables y comerciales se dispusieron a gestionar la larga lista de consultas en espera. Y es que estos 51 días se ha trabajado, como en el resto de sectores, de una forma peculiar; en este caso sin poder enseñar inmuebles. La vuelta será gradual y no fácil, y la forma de ver y comprar una casa será distinta, al menos durante unos meses.

La tecnología al rescate

Podríamos decir que la tecnología ha sido el mejor comercial inmobiliario durante el confinamiento, algunos han hecho búsquedas en agencias y portales por necesidad -inmersos en una búsqueda cuando surgió el estado de alarma-, y otros, por qué no decirlo, por diversión: ¿Quién no ha fantaseado con una casa más confortable y con un respiro exterior durante estas siete semanas?

Las grandes inmobiliarias como Gilmar o Engel & Völkers utilizan tecnología Matterport, «son experiencias inmersivas 3D mucho más reales que los tradicionales recorridos virtuales de 360º», aseguran desde la inmobiliaria alemana. Marta Rifà, directora de marketing digital de Engel & Völkers Barcelona, puntualiza que, aunque en el estado de alarma esta tecnología haya tenido un papel fundamental, ya era una herramienta importante desde hace tres años para su compañía: «Es vital para los clientes internacionales ya que la necesidad de este primer filtro se convierte en indispensable por la limitación de tiempo que muchas veces hay en los días de visita».

La tecnología Matterport es en estos momentos la más popular para enseñar una vivienda virtualmente en tres dimensiones desde todos sus ángulos. En la imagen una de las 800 viviendas que Gilmar muestra en su web con esta herramienta.

En Gilmar, que cuenta con 800 viviendas que pueden visitarse desde una pantalla con esta tecnología, describen el método como «escanear una casa, permitiendo verla como si se tratara de una casa de muñecas, sin paredes ni techo, pero con una imagen real. El usuario puede girar la casa entera para ver todas las plantas, en perspectiva espacial, o entrar dentro y pasear por ella.»

El portal Idealista también ofrece visitas virtuales con esta tecnología desde 2002, donde otras inmobiliarias más pequeñas y especializadas lo utilizan para mostrar algunos inmuebles. Es el caso de Lemon House, agencia inmobiliaria ubicada en Montecarmelo y especializada en la zona norte de Madrid, que muestra a través de este portal inmuebles bajo esta tecnología, como este edificio en la calle Xaudaró en el barrio de Fuencarral. Y aunque en estos momentos la realidad virtual se ve más como una herramienta de ayuda, y no de compra real, desde Engel & Völkers nos comentan con sorpresa que precisamente esta semana han cerrado una operación en La Coruña de un unifamiliar en Oleiros, a las afueras de la ciudad, del que el cliente ha firmado arras sin visitarlo.

¿Y las visitas presenciales?

Todas las agencias volverán a hacerlas respetando las medidas de seguridad imprescindibles: elementos de protección, mantener la distancia, hacerlas en momentos donde en la casa no haya más de una persona y minimizar a una o dos las personas que la visitan y, por supuesto, tanto en oficina como en visita, con cita previa. En Gilmar han dado un paso más allá y están realizando esta semana un análisis serológico a todos los empleados de la compañía.

¿Hay mucha demanda embalsada?

Todas las inmobiliarias afirman haber tenido un aumento notable de visitas web durante este periodo y aunque no hayan enseñado inmuebles afirman no haber dejado de trabajar. Según una encuesta realizada esta semana por Idealista a las profesionales inmobiliarios que tienen presencia en su portal, el 68% de los profesionales inmobiliarios españoles ha seguido trabajando desde casa, aprovechando para terminar operaciones iniciadas, actualizando sus bases de datos o realizando acciones de fidelización de clientes. Desde Gilmar nos cuentan, además, que han surgido muchas dudas y aspectos legales que sus comerciales han resuelto a los clientes, sobre operaciones iniciadas y no terminadas o sobre herencias, un caso que por desgracia ha aumentado por motivos obvios tras la pandemia.

A pesar de esta actividad durante estas semanas, solo el 7% de las agencias reconocía tener capacidad financiera para sobrevivir más de 6 meses en las actuales circunstancias, mientras que el 29% la tenía para sobrevivir siquiera un mes. El 47% podría salir adelante si no se alarga más de 2 o 3 meses, el 9% llegará hasta los 4 o 5 meses y el 7% podría llegar a aguantar 6 meses.

Eduardo Mollet, profesional con más de 20 años especializado en la zona centro de Madrid, sobre todo en Chamberí, reconoce haber abierto ayer sus oficinas con mucha ilusión que con el paso del día se ha ido tornando en incertidumbre. Si bien había muchas llamadas y contacto durante el periodo de confinamiento estricto y se han ido confeccionando listas de interesados en visitas, ayer la reacción ha sido floja. En los posibles clientes y, sobre todo, en los propietarios se sigue notando según este profesional mucho reparo a la hora de enseñar su vivienda a desconocidos.

Molet se encuentra tranquilo por su amplia trayectoria, pero coincide con el estudio de Idealista en que inmobiliarias pequeñas que lleven entre 1 y 5 años trabajando tendrán problemas para aguantar: «Es verdad que ha habido muchas visitas virtuales y un supuesto interés en cambiar a viviendas mejor preparadas para otro posible confinamiento, pero luego, a la hora de la verdad, los clientes no están rematando. Después del foco sanitario llega el foco económico y pocos están realmente dispuestos a cerrar una operación en un periodo que no parece vaya a ser demasiado próspero».

¿Ha cambiado el perfil de ‘casa deseada’?

Todas las inmobiliarias afirman haber notado un aumento de interés por viviendas en la periferia, especialmente en ciudades como Madrid u otras grandes capitales pero, sin embargo, como resume Javier Castellano, director de Comunicación de Gilmar, por ahora se trata más de un interés verbal o de curiosidad, pero no se llegan a dar pasos ni es una cantidad significativa de llamadas como para poder hablar de tendencia por ahora.

Eduardo Molet apunta un mercado que sí podría crecer y traducirse en operaciones reales, es el de la nuda propiedad (que permite al propietario vender su vivienda, seguir viviendo en ella y recibir el dinero de la venta de una sola vez) ya que es una fórmula usada por algunas personas de avanzada edad, quepodrían haberse

quedado solas durante esta pandemia y necesitan liquidez para asegurarse un futuro desahogado y con cuidados.

¿Cómo reaccionarán los precios?

De nuevo consenso entre todos los profesionales que aseguran, según el estudio de Idealista, que los precios de venta caerán (77% de los encuestados), mientras que el 19% piensa que se mantendrán como hasta ahora. Ningún profesional pronostica subidas de precio. En cuanto al mercado del alquiler, la mayoría (54%) cree que los precios se reducirán y un 39% opina que se mantendrán en los mismos niveles que los que se registraban antes de la pandemia.

 

Ver articulo original via Expansion.com

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola ¿En que podemos ayudarte?